UN GRUPO DE ADULTOS COBARDES CULPANDO A UN NIÑO DE ALGO QUE ELLOS NO HAN PODIDO MEJORAR

En estos últimos días Facebook ha reflejado una conducta que desde hace mucho se observa en el mundo real, fuera del ciberespacio, y especialmente en el ámbito escolar: La crítica poco constructiva hacia niños. Y digo "ámbito escolar" porque es allí donde los pequeños tienen contacto con adultos que tienen la misión de "enseñarles", y por lo tanto están sujetos a las evaluaciones (y la consiguiente crítica) de dichos "maestros".

Ha sido, a mi opinión, una cobardía recurrente el que se culpe a los niños de un resultado poco satisfactorio. Si se saca puros unos, si corre en la sala (una conducta absolutamente natural en una cría de mamífero), si grita, si juega... Se envía a la psicopedagoga, al psicólogo, al neurólogo... Se le dan pastillas, anotaciones al libro, y, lo que nos convoca, críticas por montón. Nunca he visto que a un profesor cuyo alumno tiene malos resultados sea enviado a reforzamiento. Nunca he visto a un psicólogo infantil que no logre convertir a su alumno en lo que los profesores esperan, sea medicado. ¿Por qué, entonces, se hace con los niños? Cómo es posible que un grupo de adultos, padres, profesores, directores, psicopedagogos, psicólogos, neurólogos... ¿Cómo es posible que un grupo de adultos tengan la cobardía de responsabilizar a un niño de 12, 10 o 6 años de algo que entre todos ellos no son  capaces de mejorar? Una aberrante cobardía a mi parecer.

Una de las cosas que más me preocupan, es ver a "profesionales" jóvenes con esta actitud (porque es eso, una actitud). En uno de los viajes que hice a un lugar rural, había una pequeña escuela donde iban alumnos de diferentes edades; como suele ocurrir en el campo, la escuela entera y todos sus ámbitos estaban a cargo de un solo profesor. Un hombre joven. Entonces me dije: "Este tipo, tan joven y con semejante libertad de acción en su carrera, debe de ser innovador; tiene la posibilidad de armar las cosas a su pinta". Comencé a conversar con los padres de los niños que asistían a esa escuela. ¿Qué encontré? Memorizar las tablas, castigos si habla en clase, anotaciones al libro si le contestaban, escribir mil veces una palabra en caligrafía... No sólo era más de lo mismo, ¡sino que era mucho más conservador que otros profesores más viejos y de "pueblo" que he conocido!

Ser joven es en sí mismo ser revolucionario: Ser joven es tener esa comezón de querer cambiar el mundo, mejorarlo, y si se quiere, liberarlo de paradigmas rígidos que no permiten alcanzar la plenitud. Eso es un pensamiento joven. Y eso para mi sería normal encontrar en un profesional de la educación que sea joven. Pero en vez de eso, veo con pesar en la madre de las líneas críticas, facebook, cosas como éstas, comentadas en su mayoría por personas jóvenes:

Probablemente ya leyó usted que en españa, un padre subió una prueba de su hijo a twitter: En ella, decía: "Escribe con cifra los siguientes números", y aparecían números escritos ("Diez", "Once", "Doce..."), y lo que el niño hizo fue anotar las cifras siguientes a esas; al lado del diez escribió "11", al lado del doce escribió "13", y así hasta completar lo requerido. ¿Cómo cree usted que evalúo el profesor aquello? Mal, por supuesto. No era lo que él esperaba, aunque era lo que su alumno, instruído por él, entendió. Era, por lo demás, otra respuesta lógica a lo planteado. Las críticas (de padres, madres, profesores, y otras personas en su mayoría jóvenes) no se hicieron esperar: "Tu hijo no tiene comprensión lectora", "lo siento, tu hijo no es un Einstein", "bien por el maestro, el niño debe....". De todos los miles de comentarios que leí (literalmente miles, y que me vi tentado a responder), sólo dos hablaban positivamente del niño; el resto, críticas despiadas como las ya expuestas, o incluso peores. En una de ellas, un profesor decía: "Se puede entender el por qué el niño respondió así: Colegas, cuidemos cómo redactamos nuestras preguntas", ¿y qué creen? Una avalancha de críticas para él. Vale decir que el niño tiene 7 años... Y el segundo comentario positivo, se los cuento en un momento más, al final de esta opinión.

Y hoy, veo con asombro (y que fue lo que me impulsó a hacer público mi parecer de estas cosas) un comentario acerca de un hecho ocurrido en Chile. Una científica, orgullosa de ello, muestra en un papel lo que un niño de 5to básico escribió a lápiz: "Si las bacterías son invisibles para los humanos... ¿Somos invisibles para las bacterias?". De sólo leerlo, sabemos que es un gran razonamiento, especialmente para alguien tan joven, y que fácilmente podría llevar a Osho, El Rincón del Tibet o a Einstein como pie de firma, y lo usaríamos de vez en cuando en nuestro perfil de facebook cuando nos ponemos existenciales. Pero con espanto veo el comentario de un hombre joven (¡un hombre joven, maldita sea!) que dice: "¿Eso es de kinder? Que le enseñen caligrafía, por favor....". ¿Pero qué mierda le pasa a estas personas? ¿Cómo es posible que siendo jóvenes y con recursos, tengan una visión tan "tradicionalista" y pobre de la realidad, de los niños, mismos que ellos una vez fueron? ¡Atajamos ratones, y se nos pasan elefantes! ¡Presta atención a la luna y no al dedo que la apunta! Hay un montón de frases existencialistas para expresar una sola cosa: Deja de culpar al niño, y celebra sus logros. Si no, perteneces  al grupo de adultos cobardes culpando a un niño por algo que ellos no han podido arreglar.

El segundo comentario del que les hablé, magistral a mi parecer ( y no me fijé si tenía o no faltas de ortografía como se acostumbra ahora; les pueden estar dando el remedio para el cáncer pero critican si tiene faltas de ortografía...), era éste: "Si a un alumno le va mal, puede ser por dos razones: Porque el profesor no hace bien su trabajo, o porque el alumno no tiene interés". Y en los casos que expuse, está clara cuál es la razón .