PAZ

Foto de rivaspress.com
El color de mi piel es el mismo de la mortaja en la que se envuelven los pequeños cadáveres.
Una ínfima parte de la desesperación de las madres y padres es la gran angustia que sacude mi corazón.
Mis ojos mirando al cielo, como los ojos de los que quedan.
Mi lengua rezando, mis labios cerrados, con una mueca de horror.
Mi carencia de dar; de dar paz, de dar poder, de dar justicia. De dar comida, de dar agua, de dar medicina, y de dar consuelo. De dar un abrazo, de dar vida donde ya no la hay. De resucitar a los pequeños cadáveres. De dar esperanza.
Mi ira mutilada. Mi fe demolida. Mi familia derrumbada. Mis ojos reventados, mis piernas explosionadas, mis brazos cercenados, mi vida apagada. Mi hijo asesinado.

Todo, todo es mío, todo como lo de todos. Menos estas bombas, estos aviones, estos tanques, estas armas. Menos estos demonios invencibles, estas intenciones tan siniestras, y este daño inconmensurable.

Paz.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Me imagino todo lo que el ser humano pùede

deslumbrar , todo lo que puede hacer en un

solo instante, ese instante en que estamos

entre la vida y la muerte, algo que siempre nos

pertenecera y que nadie puede arrebatarnos,

ese soplo de vida que jamas sera de ellos,

siempre podras manipularlo, nunca entenderas

el porque siempre te acompaña asi como la

brisa del mar esta siempre al lado del sol, como

su fiel escuderos de tantas batallas , que siglo

a siglo a peleado, tu no podras nunca servir al

mal siempre al bien como serviste a la vida,

ahora serviras a la muerte.
La muerte que siempre te acompaña donde vayas, al igual que la vida, una sin la otra no seria lo adecuado, cuando las aves han volado sin plumaje, cuando las flores han crecido sin luz, cuando el agua no ha sido revelada al encanto del cielo.

'A-DHÁM. dijo...

Gracias amigo, tremendo comentario.

Rodrigo dijo...

Vacias las almas cuando los ojos estan llenos de ira, Como perdonar cuando no sabemos ni por donde empezar? Como construir cuando nos cortaron las manos y el alma? Como cambiar cuando solo queremos quedarnos encerrados en Nuestro dolor?

Dicen que el dolor se va como un forastero, en silencio y sin despedidas, dicen que el dolor se mitiga con abrazos y besos, yo digo que el dolor se queda como llaga ardiente y penetra la carne como cuchillo candente, yo digo que el dolor mete sus raices hasta la medula del corazon, por eso...por lo mismo es un ser abyecto quien se goza provocandolo.-

Rodrigo Abarca