LA SÚPER AGENTE ASOMBROSA.

Es ella,
la sensual, delicada, felina, sexy, voluptuosa, enigmática, y de cabello naturalmente ondeado Súper Agente Asombrosa. A la única que su traje de látex increíblemente ajustado le queda como pintado sobre su cuerpo perfecto, de perfectas medidas, perfectas caderas, y perfecto ½ kilo de silicona muy bien distribuido en dos bolsas que no derraman ni desarman, ni deforman con el calor que su sudor deseable provoca en los malos

Es ella,
La Súper Agente Asombrosa,
que se mueve graciosa como un gato negro a contraluz de la luna, o del neón titilante de un motel barato, donde usará sus encantos para extraer de un guapísimo malo algo más que información.

¡Tiemblen, criminales impunes!
Pues ella los atrapará con su látigo castigador, y de un “¡Huaqch!” marcará los glúteos musculosos de sus enemigos, y de su súper cinturón cibernético a la cadera, tomará su pistola de rayos psicodélicos, y terminará para siempre con el crimen de Ciudad Cómic.

La familia y la justicia pueden dormir en seguridad. La paz está garantizada con La Súper Agente Asombrosa custodiando las calles. Sólo puede que papá duerma algo inquieto, imaginando a esta chica de piernas perfectas moviendo su látigo de aquí para allá, como la cola de una gatita juguetona.

Escuchen sus pasos;
el sonido de sus enormes tacones negros que salen de sus botas brillantes, mientras ella avanza como si la vida fuera una gran pasarela, y ella modelara la última colección de botas a la rodilla. ¡Es que esta súper agente es el colmo de la moda, y soberbia en el buen gusto!

La situación es difícil;
su archienemigo está aquí.
No diremos su nombre ahora, para no restarle protagonismo a La Súper Agente Asombrosa. Quizás en el próximo capítulo, para obtener mayores dividendos de los auspiciadotes. El caso es que este musculoso maligno ha urdido un plan para desafiar a nuestra heroína favorita, gritándole improperios sobre una solitaria azotea de Ciudad Cómic. “Estuvo bueno, Súper Asombrosa. ¿Usarás tus superpoderes esta noche, para superchupármelo, otra vez?”. Semejantes palabras ya no ofenden a nuestra héroe, acostumbrada a superchup… Digo, a tratar con estos malos.

“¿No te lavó tu mamá la boca con jabón hoy?” contesta ella, tan ingeniosa como siempre. Y de un rayo de su arma sicodélica, inmoviliza y atrae a su enemigo que, mal educado como siempre, le dice al oído: “¿No quieres mejor usar esta pistola?” apuntado el bulto súper sexy de su traje de villano. Pero esto ya fue demasiado para La Súper Agente Asombrosa. Y usando todos sus súper movimientos de la milenaria técnica del dragón chino de oriente  medio que le enseñó su padre mega millonario justo antes de morir asesinado a manos de la mafia siciliana que un día ella juró vengar, da un salto espectacular en 360º, y con sus botas de última moda, negras brillantes, da patadas al malvado archienemigo del bulto sexy; lo hace girar por el aire, y sin despeinarse siquiera un cabello, cae sobre él, apoyándose en sus increíbles tacones. Pero aquí es donde se produce ese momento en que el bien y el mal luchan juntos contra el amor, y todo el cine calla, expectante: Abre su boca pintada de rojo apasionado, y junta sus labios con los de él… En la boca de su archienemigo sólo quedará el recuerdo de La Súper Agente, porque su lápiz labial es 100% a prueba de besos. Hasta en esto ella es sofisticada.

Luego de un ultra salto equilibrado, caer al borde de la azotea, y de su súper cinturón cibernético lanza al cielo su señal felina para llamar a la policía, antes de desaparecer para siempre en las sombras nocturnas de la ciudad…

¡Qué excitante capítulo!

Otro día termina para La Súper Agente Asombrosa. Y todos nos preguntamos cuál será su nueva y emocionante aventura, si encontrará alguna vez a los asesinos de su padre, o al amor de su vida; qué tan bien lo chupará; y si “¿No te lavó la boca tu mamá con jabón hoy?” avala mi teoría de que, además de a las glándulas mamarias, la silicona también atrofia el cerebro.

No hay comentarios: