ANECDOTARIO: Insomnio de un ser humano.

Ocurrió una vez, mientras declamaba Insomnio de un Ser Humano en una micro. Al terminar, una señora me llamó. Comenzó a llorar, no podía parar. Cuando se calmó, me dijo una de las cosas más emocionantes que he vivido, y que llenaría de orgullo a cualquier escritor: "Tomé esta micro que va hacia el cerro, porque... Porque me iba a suicidar. La vida no me ha tratado muy bien, y ya estaba harta de todo. Pero al oír lo que dijiste... Me he replanteado todo. Me siento con ganas de vivir. Me bajo en la siguiente parada, y vuelvo a casa para comenzar de nuevo. Gracias". Me dio un abrazo, tocó el timbre, y bajó. 

No hay comentarios: