A quién esperas (César D. Kaiser)

Somos quienes tenemos la verdad,
    verdad que jamás encontraremos,
    solo encontraremos murallas de dinero,
    dinero que nos ayudará a seguir con vida,
    una vida que repetirá los mismos actos,
    actos que no debemos repetir.

    ¡Oh, mi amor!
    ¡Oh, mi amor!
    ¡Oh, mi amor! ¡Condúceme!

    Estamos sin saber lo bueno o lo malo,
    lo malo es un complemento de lo bueno,
    bueno es saber escuchar,
    escuchar que somos una clase de seres,
    seres que piensan que nunca deben decir jamás.

    ¡Oh, mi amor!
    ¡Oh, mi amor!
    ¡Oh, mi amor! ¡Ayúdame!

    Tiempo es el que creemos escaso, pero,
    escaso es nuestra sabiduría para pensar,
    pensar en que perdemos el tiempo,
    un tiempo que es valioso a cada segundo,
    ya que los segundos se vuelven minutos y
    estos en horas, y así siguen los días, meses,
    años, décadas y épocas.

    ¡Oh, mi amor!
    ¡Oh, mi amor!
    ¡Oh, mi amor! ¡Sálvame!

    Mi reina eres tú
    Tú eres mi sol
    Sol le das a mi vida
    Vida junto a ti es amor.



    

No hay comentarios: